jueves, 31 de enero de 2013

BALNEARIO BELLA VISTA





"Lo que ahora sé que Bella Vista es para mí, el lugar, pero sobre todo un tiempo, siempre feliz, siempre anhelado, donde todo lo bueno puede suceder".
 Ana Laura Chouhy Gonella


miércoles, 30 de enero de 2013

HISTORIA






La historia de Bella Vista está íntimamente ligada a la familia Aznárez. Don Gregorio Aznárez nació en 1861 en Villa Mendigorria (Navarra) y a la edad de nueve años llegó con sus padres y hermanos al Uruguay. Desde muy jóven estuvo vinculado a la industria azucarera en el Uruguay extraída a través del cultivo de la remolacha azucarera. Cuenta la historia que en 1891 conoce al Ingeniero Luis Torrosella, quien había obtenido la concesión para refinar azúcar en el Uruguay, y al francés Félix Giraud, que instaló en Montevideo la primera refinería de azúcar, denominada Refinería Oriental, acuerdan complementar capacidades y a Don Gregorio Aznárez se le asignó la tarea de elegir el lugar para instalar la fábrica. Entre los años 1897 -1900, como parte de su búsqueda, llega a “Estación La Sierra”. Recorre la zona y se encuentra con estas  tierras de muy buena calidad bordeadas por el Arroyo Solís Grande, entre  el Río de la Plata  y la Sierra de las Ánimas. Tierras que además contaban con la  Terminal del Trenes del Este inaugurada en 1895, lo que implicaba trasporte para la producción. Se eligió este punto porque, además, era el único lugar protegido de la langosta migratoria, que cuando venía de Brasil arrasaba con todo. Estas tierras eran ideales porque de un lado estaba el mar, que la langosta no cruzaba, y del otro lado, la Sierra de las Ánimas, que tampoco la cruzaba. Por todo ello deciden la compra  al Sr. Tulio Acosta de 3000 hectáreas. A partir de allí comienza el cultivo de remolacha en la zona y la instalación de la fábrica.

En 1900 Gregorio Aznárez se casó con Julia Simondino con quien tuvo cuatro hijos, por su orden: Julio Gregorio, Gloria, María Paulina y Jorge Alejandro.



En 1903 da comienzo la primera producción nacional de azúcar de en el Ingenio La Sierra. Años más tarde se constituyó la Sociedad Anónima  (Remolacheras y Azucareras del Uruguay).

Vieja fábrica RAUSA (http://www.panoramio.com)

Don Gregorio Aznárez murió en 1951, siendo aún presidente del directorio de Rausa.


Posteriormente se construyó la Hostería, que en aquel momento se llamaba “La Boya”, y que quedó como el centro del balneario. A su alrededor se fueron construyendo casas en terrenos generalmente ofrecidos por la familia Aznárez a personas de su amistad. El Arq. Rafael Lorente fue quien realizó las primeras casas en el entorno de la Hosteria, lo que era propiamente la “zona de los veraneantes”. Su arquitectura netamente intimista hacía que cada uno viviera en su propio mundo, de espaldas a la calle y generalmente rodeados de árboles. Los terrenos eran y aún hoy  son, de una superficie mayor a la que presentan otros balnearios de la zona.


Hostería Bella Vista


















RECONOCIMIENTO A DON GREGORIO AZNAREZ



 

 


Don Gregorio Aznárez, aparte de ser el iniciador y propulsor de la producción de remolacha azucarera, fue criador y cabañero de las razas bovinas Hereford y Normando; pionero en los cultivos con riego y en la producción de arroz; Presidente de la Unión Industrial Uruguaya; Presidente de la Cámara de Industrias y Presidente de la Cámara Nacional de Fomento Rural.
Estimamos también, de modo esencial, que fue un gran promotor del turismo uruguayo dando  nacimiento a nuestro balneario Bella Vista.

Es un acto de estricta justicia perpetuar su nombre por todo lo que le brindó a este país, al departamento de Maldonado y particularmente a nosotros por su legado del balneario Bella Vista.

Los primitivos habitantes
Los Charrúas provenientes al parecer de la zona pampeana, ocupaban un área cercana al Río de la Plata, actuales departamentos de Rocha, Maldonado y Montevideo. Las tierras del hoy Balneario Bella Vista fueron ocupadas por asentamientos charrúas antes de la llegada de los españoles a nuestras tierras, esto parecería confirmarlo el hallazgo de numerosos restos de esta civilización nómade que habitó nuestras tierras, encontrados en nuestro balneario y adyacentes.















Ubicación.
Por la Ruta 10, Juan Díaz de Solis,  hacia el este, pasando el kilómetro 85,500 llegamos al Arroyo Espinas, cruzando el puente allí situado llegamos al Balneario Bella Vista.
Posee una extensión de 3 Kilómetros de largo, desde el Arroyo Espinas hasta el Arroyo Las Flores.

martes, 29 de enero de 2013

LAS BOYAS



Las BOYAS  de Bella Vista ...
 su leyenda

Cuadro del pintor Alejandro Catapano (http://www.artelista.com)



El balneario Bella Vista se identifica por sus BOYAS (de balizamiento) que lo caracterizan, delimitan y le brindan una impronta única.

Su Historia. Luego de una prolongada búsqueda e indagatoria pudimos saber que fue don Santiago Soler, yerno de Don Gregorio Aznárez (casado con su hija María Paulina),  quien recogió la primera boya que había traído el mar.


La boya se transformó en todo un símbolo y dio su nombre al parador que allá por 1939 abrió sus puertas. Con el tiempo, el “Parador La Boya” se transformó en la Hostería Bella Vista.

Posteriormente, Jorge Aznárez (hijo de Don Gregorio) adquirió otras en remates, las que se fueron colocando en los puntos demarcatorios y estratégicos del balneario.






Se menciona que un albañil de aquellas épocas, el Sr. Pedro Benítez, fue el encargado de poner y cimentar las boyas en los sitios elegidos.
 
Foto de Portal de Piriápolis (http://www.piriapolisportal.com.uy/)



Vaya un reconocimiento para aquellos pioneros del balneario que con su visión e impulso fueron construyendo la realidad que hoy disfrutamos en Bella Vista.


 
Foto de Puerto Cangrejo (puertocangrejo.blogspot.com)


Agradecimientos: A doña Margarita Berrutti, Marcos Aznárez y Fernanda por la información y apoyo brindados para conocer la historia de las Boyas de B.V.



Qué ofrece Bella Vista


 
Bella Vista es un paraíso, un oasis de paz, silencio, naturaleza en un rústico esplendor. Tiene cuatro hermosas y extensas playas: La Navarra (lindando con Brio. Solís), La Hostería, le sigue La Argentina y finalmente La Oriental (lindando con Brio. Las Flores),cuyo suelo está cubierto de arena y cantos rodados lo cual le da una impronta especial, diferente y bellísima. 

Su extensión permite, al que lo desee, aislarse y disfrutar en solitario del mar, o bien agruparse en los sitios donde puede ser más grato deleitarse de un baño de mar. Es un sitio codiciado por los pescadores, tiene fama de excelente pesquero.
Otro deleite del balneario es pasear, andar en bicicleta, o recorrer sus sendas y caminos arbolados. 




Es ideal para aquellas personas que buscan recibir energía positiva, desconectarse de los problemas, abandonar el estrés, en un ambiente donde se respira paz y serenidad.


El ambiente de Bella Vista es familiar, tranquilo y quienes concurren precisamente aprecian esos valores.




Gentileza de Puerto Cangrejo - http://puertocangrejo.blogspot.com/
Gentileza  de Florencia

Gentileza de Florencia



VECINOS DE BELLA VISTA




                     

Como somos un gran colectivo de personas y familias donde hay quienes tienen creencias religiosas y quienes no las tienen, quienes viven todo el año por opción personal o por necesidad, creemos que tal diversidad de intereses debe plasmarse en un  común denominador que nos reúna a todos tras un objetivo común.

Tal vez podríamos imaginar que ese objetivo es la fascinación y el amor por nuestro terrenal Paraíso, llamado Bella Vista.

Quienes alguna vez pasamos inadvertidamente por el balneario, quisimos fantasear con volver a instalarnos en él, inexorablemente.

Esa magia,  esa fuerza, esa energía vital y natural es el amor que nos ilumina cada vez que pisamos ese terreno y nos detenemos a llenar nuestros pulmones de ese aire eucaliptado. Ese regalo majestuoso para nuestra vista cuando al este o al oeste más al sur o más al norte nos regocijacimos con mar y cerros que nos recuerdan una y otra vez el origen del nombre de nuestro balneario.

La naturaleza en todo su esplendor nos pone en comunión con la Vida misma, por eso debemos agradecer el haber recalado en este magnífico lugar ya que en comunión con la Vida, nos engrandecemos espiritualmente y aprendemos a tallar en nuestros espíritus los valores de la tolerancia , del respeto, así como sentir el regocijo por encaminarnos a ser mejores personas.

Que el futuro  cierre proyectos buenos para todos y nos aliente a desafiarnos con otros nuevos y que nos encuentre cada vez más dispuestos a trabajar conjuntamente por Bella Vista.


Cristina Erramouspe
Comisión Vecinos Bella Vista 


PINCHE "ENTRADAS ANTIGUAS" PARA CONTINUAR  VIENDO EL BLOG 

ARTICULO DE GLORIA ALGORTA PUBLICADO POR LA REVISTA PANORAMA DE LAS AMERICAS



BELLA VISTA OTRA VEZ*


El balneario Bellavista está señalado por enormes boyas a lo largo de la carretera. Allí tiene casa la familia de mi marido, desde mucho antes de que yo lo conociera. En Bella Vista Veraneamos desde que regresamos de España, hace veintisiete años, pasamos incontables fines de semana  y muchas vacaciones de invierno. Allí se reunían mis hijos y sobrinos, quienes crecieron con la barra del balneario. Por eso dejé para cerrar la nota con algo personal.

Bellavista fue, en su tiempo, un balneario exclusivo: unas pocas calles de tierra que lotearon los Aznárez, estancieros de la zona y dueños de la hostería frente al mar. Los Aznárez no vendían los terrenos a cualquiera. Hace un par de décadas, en un momento malo del campo, la venta se aceleró y Bellavista se amplió y pobló de casas de todo tipo. Hay gente que vive allí todo el año: algunos matrimonios jubilados que van a Montevideo por el día a ver a la familia, algunos europeos que trabajan por internet, algunos argentinos que viven de rentas. Todos nos conocemos.

La playa es casi toda de canto rodado: que haya no no zonas de arena y se pueda entrar al agua sin zapatos de goma depende de las tormentas que se llevan y traen las piedras. Ese es uno de los temas de conversación de cada verano: “¿Hay playa?”, preguntamos cuando queremos saber si hay arena.

De todas maneras, para mí lo mejor de Bellavista está hacia el otro lado, cuando trepo la portera y entro al campo con vista a la Sierra de las Ánimas. Este verano me hice amiga de los caballos y si no me animé  a montarlos a pelo fue porque son demasiado altos y no pude acercarlos al alambrado. Saqué allí todas las fotos de mi colección de aves del Uruguay. Tengo a Bellavista en el corazón, con todos los asados del 31 de diciembre para recibir tantos Año Nuevos, los de las vacas flacas y los de las vacas gordas, con el canto agudo de las gallinetas silvestres que te despierta al amanecer, con todos los recuerdos de mis hijos y sobrinos creciendo juntos, con la casa siempre llena que también ha crecido, aunque a veces aún no alcanza y es preciso armar carpas en el jardín. Bellavista es un lugar más para casi todo el mundo; para mí, es el lugar del mundo donde siempre quisiera estar.

Gloria Algorta 
* Parte del artículo “In and around PIRIAPOLIS y sus alrededores” publicado por la revista “Panorama de las Américas” correspondiente al mes de Mayo.


ARQUITECTURA DE BELLA VISTA





*Información proporcionada por la Lic. Albana Rom

En Bella Vista dejaron su huella dos insignes y reconocidos arquitectos del Uruguay, Arqs. Rafael Lorente Escudero y Ricardo Muttoni Vignoli. A continuación un breve resumen de su actividad en nuestro balneario.


Arq. RAFAEL LORENTE ESCUDERO
___________________________________________



lunes, 28 de enero de 2013

ARGENTINO ENAMORADO DE BELLA VISTA



Prof. Dr. Julio Zubizarreta…un argentino enamorado de Bella Vista



El Dr. Julio Zubizarreta era un otorrinolaringólogo (Profesor Grado 5 de la Facultad) argentino, que llegó a nuestro balneario a inicio de la década del 60, hace aproximadamente 54 años. Desde que arribó con su familia supo que Bella Vista era su lugar en el mundo. Los primeros tres años se hospedó en la Hostería y luego construyó su casa sobre la Calle 9 (Carpintero).

En aquellos primeros años, cuando los habitantes de Bella Vista eran un puñadito de familias cautivadas por este Paraíso, este argentino tímido y bien educado pronto se ganó el corazón de todos. Atendía a los vecinos que lo necesitaran, con la dulzura que lo caracterizaba.
Bajaba a la playa, inclusive los días fríos y  tormentosos del verano,  y se metía en el mar. Siempre decía que el mar lo curaba todo.

Era un hombre de fe, creyente, ponderado. Nunca se le escuchó levantar la voz. Quienes lo conocieron y trataron dicen que era “un Santo” por sus destacadas virtudes y su particular elevación ética.




Dejó este mundo el pasado 26 de agosto de 2016, pero nos ha legado su impronta en el recuerdo de todos los vecinos de Bella Vista que tuvieron el privilegio de conocerlo y hoy lo evocan en el mar de cantos rodados “que todo lo cura”.


 __________

Nuestro agradecimiento a la familia del Dr. Zubizarreta y a los vecinos Ana Laura Chouhy Gonella y María Fernanda Soler  Berón por sus aportes para este artículo.